Siemens Stiftung se suma a la Oficina para el Cambio Climático

© Siemens Stiftung

La educación para el cambio climático es hoy una prioridad.

En Paris, y a días de terminar uno de los inviernos más crudos de los que se tenga registro, se conformó la Oficina de Educación Climática (OCE) para promover y desarrollar la educación sobre el cambio climático en el mundo.


En su lanzamiento realizado el 15 de marzo se reunieron el Instituto Pierre-Simon-Laplace (IPSL), la Fundación La main à la pâte, Météo-France, el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) y Météo & Climat, y sus socios, las Fundaciones Siemens Stiftung (Alemania) y Luciole (Francia) en Paris.

Desde 2016 y con la entrada en vigencia del Acuerdo de París, quedó en evidencia la importancia de educar y crear conciencia frente a los desafíos medioambientales. Se visualizó que la educación sería la manera de preparar a las futuras generaciones para vivir y actuar en un mundo cambiante. Ya fuera en la escuela o la universidad, ésta debía ser transmitida a través de un enfoque multidisciplinario, centrado en las ciencias del clima, pero sin dejar de lado las ciencias sociales.

Se definió que en este proceso educativo los profesores serían un actor fundamental. Pensando en ellos, la comunidad científica al alero de la OCE, desarrollará recursos educativos de calidad, multilingües, libres de derechos, que faciliten una pedagogía activa. Los autores serán una vasta red de actores en terreno llamada Red Global para la Educación Climática (GNCE) y será coordinada desde París. Hoy son unos 40 socios de 20 países, entre los que se cuenta la Fundación Internacional Siemens-Stiftung.

Un logro que pone la esperanza del medioambiente en los niños y jóvenes, y que se vale de la educación en ciencias como un vehículo para difundir el mensaje.